El rio de Seteníl. Una visión del pueblo desde el rio. Primera parte.

IMGP0478

Río Seteníl, Río de la Peña, Río Trejo o Río Guadalporcún, cualquiera de estos nombres adopta, conforme va creciendo con la aportación de numerosos arroyos. Desde su nacimiento a unos 11 kilometros del pueblo, en la zona del puerto del Quejigal, toma el nombre de Setenil o Río de la Peña, en la entrada al pueblo con el aporte del Arroyo del Burgo, pasa a llamarse Río Trejo, hasta abandonar Seteníl, donde se le une el Arroyo del Galapagar y por fin pasa a llamarse Guadalporcún hasta su unión al Guadalete.

Como máximo artífice en la construcción de Seteníl, nuestro río es fundamental para entender la estructura del pueblo, y como este se ha ido adaptando a sus grutas y sus meandros. Ha sido esencial para su gente, que hacia la vida muy ligada al río, lavando, aprovechandolo para huertas o usando su fuerza para numerosos molinos ( aunque últimamente vivimos de espaldas a él, quizás debido a lo poco accesible que es ahora).

Hace tiempo que tenía pensado hacer un recorrido fotográfico por sus innumerables recodos, saltos, cascadas, grutas y pozas, que le hacen de un gran belleza, espectacular a veces. Pero he ido posponiendolo debido a que últimamente no se encontraba en su mejor momento. Este año sin embargo, debido a las lluvias, ha recuperado su esplendor que recordaba de antaño (de cuando estábamos siempre en el río, en él nos bañábamos, pescábamos…). He dejado pasar un tiempo después de las crecidas, a que las aguas se aclaren y vuelvan a su cause.

En el breve recorrido del río desde su nacimiento de una fuente  en medio de una peña (¡de una peña tenia que ser!) a unos 800 ms., podemos ver numerosos cambios, un comienzo de cuenca rodeado de encinas, luego estrecho, encajado, saltarín antes de llegar al pueblo, lugares donde ha excavado marmitas de gigantes (especie de olla excavada en la roca por la fuerza de la corriente), zonas salvajes donde casi desaparece debajo de la roca, esquivando grandes peñas caídas al río, a veces parece surgir de entre las piedras, otras ha hecho un corte geológico en las rocas y podemos ver la estructura del suelo (calcarenitas y margas azules alternandose) .

Y la parte del pueblo, el río enclaustrado en un corsé de hormigón (la obra sería necesaria, pero lástima que en el equipo técnico no hubiera un buen paisajista que orientara para no quitarle el carácter al río, carácter que una vez atravesado el pueblo vuelve a recuperar).

Hasta no hace mucho existían numerosas presas para elevar el nivel del agua de donde salían las zúas o acequias que alimentaban los molinos y daban lugar a saltos de aguas y cascadas.  Por lo que he podido comprobar la fuerza de las crecidas ha acabado prácticamente con todas. Algunas como la que alimentaba el molino de los Camacho (daba lugar a la cascada del charco Corral) era una construcción verdaderamente basta, que está casi de una pieza o dos en medio del río, en este caso lo que ha cedido sido el anclaje sobre margas azules de poca consistencia.

Hecho de menos también los abundantes barbos que antes lo poblaban, que admirábamos al verlos saltar las cascadas a contracorriente, ahora a mi paso solo saltaban al río ranas y galápagos o emprendían el vuelo algunos patos.

En esta ocasión todas las fotos del pueblo están sacadas desde el río, erigiéndose este en único protagonista y dando lugar a una visión algo diferente de Seteníl. Las imagenes están tomadas entre Marzo y la primera mitad de Mayo de 2018.

Lo he dividido en dos partes, estableciendo el corte en el puente árabe.

New-Out99999_99998
Nacimiento del Río Seteníl o Peña. En una peña tenia que ser y acompañado por una encina, emblema de nuestros montes.
IMGP1104
Desde una roca al borde de un precipicio a 800 ms de altitud inicia el recorrido para salvar los 260 ms de desnivel con respecto a su entrada en Seteníl.

 

IMGP1071
Inicia la cuenca rodeado de monte, en la zona del puerto del Quejigal.

 

IMGP0908
A la altura del cortijo Charco Lucero, poco antes de entrar en nuestro termino, ya nos deja imágenes de esta belleza.
IMGP0918a
Apenas a 5 kms de su nacimiento ya tiene suficiente fuerza para excavar una marmita de gigante en el centro de la cascada.
IMGP0948
Marmita de gigante (especie de olla excavada en la roca).
IMGP0812
Charco de la nevera, debe su nombre a que en él hay un nacimiento de agua y otro al lado, esto hace que sus aguas sean mas frías que el resto del río.
IMGP0811
A la altura de Los Vaqueros.
IMGP0810
Presa formada de manera natural por las avenidas provocando la acumulación de troncos y ramas .
IMGP0797
Poco antes de llegar al pueblo transcurre estrecho y tranquilo.
IMGP0788
Hasta precipitarse por los barrancos de las Cuevas Roman
IMGP0791
Brincando y sorteando las numeras rocas que pretenden frenarlo.
IMGP0787
Uno de los estrechos pasadizos que existen en esta zona única.
IMGP0782
Se precipita a uno de mis lugares preferidos, el charco de la Viga.
IMGP0779
Formando un jacuzzi natural.
IMGP0776
Siempre me pregunte por que se llamaba así, curiosamente este año tiene incrustado en el centro un par de vigas.
IMGP0775
Está en un paraje espectacular.
IMGP0769a
Con aguas limpias y de color ligeramente aguamarina.
IMGP0763a
Forma un entramado de agua, tajos verticales y rocas esparcidas, que hace que sea dificil encontrar algo parecido.
IMGP0755
Algo más de tiempo de exposición, le da ese aspecto sedoso al agua.
IMGP0752
Decididamente, de mis zonas favoritas del río. Cuesta creer que esto no sea un espacio protegido.
IMGP0729
Prosigue por las Cuevas Roman
IMGP0719
Introduciendose por debajo de las rocas.

IMGP0718

IMGP0711
Aquí podemos intuir como ha sido el proceso de formación de las cuevas de Seteníl.
IMGP0702
Seguimos en dirección a la curva de casi 180º, para enfilar hacia el pueblo.
IMGP0698
Arboles de orilla a orilla, a modo de puente.
IMGP0695
La mitad del río transcurre bajo la roca.
IMGP0365
Rumbo al pueblo.
IMGP0393
Puente de Zamudio, donde se le une el Arroyo del Burgo y cambia el nombre de Río Seteníl a Río Trejo.

IMGP0379IMGP0394

IMGP0404
Aquí el río aparece ya domesticado por la mano del hombre y enfila recto, lejos ya de los zigzgueos, quiebros y saltos que traía.
IMGP0449
Pero debido al entorno no carece de belleza.

IMGP0429

IMGP0448
Puente reconstruido en la canalización del río, no está mal, pero debió haberse conservado el anterior, mucho mas esbelto y que descansaba sobre una gran roca.
IMGP0483
Paralelo a la calle Ronda.

IMGP0475IMGP0458IMGP0465

IMGP0453
Entre calle Triana y calle Ronda.
IMGP0493
La Torre al fondo.
IMGP0496
El puente árabe, joya arquitectonica de Seteníl

IMGP0513IMGP0530a

IMGP0897
Distintas horas, distintas luces.

Hasta aquí la primera parte, en la segunda abordaré el resto del pueblo, las presas de los molinos y el Arroyo de Alcalá.

Aquí pudes ver la segunda  parte: Río de Seteníl. Segunda parte

 

 

 

 

 

 

 

 

5 comentarios en “El rio de Seteníl. Una visión del pueblo desde el rio. Primera parte.

  1. Preciosos un reportaje de un diez de verdad antes a mi me gustaba más por que tenia los tajos hacian cuevas habia muncho peces pero sigue con sus encantos
    ,

  2. Gracias Vega, antes tenía las cuevas, recovecos y rocas en el tramo del pueblo, que es lo que le falta y sobretodo más vida, esperemos que esta se recupere.
    Un saludo

  3. Mario, consigues que vuelva a tener ganas de visitar nuestro pueblo, no conocía el rio como tu lo has fotografiado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s