Cernicalos en el Lizón

Cernicalo en el Lizón
Cernicalo en el Lizón

Como todos los años los cernícalos primilla ( Falco naumanni o como los llamamos en Setenil, «calices» ), nos visitan para anidar. Esta especie que llegó a tener 100.000 parejas reproductoras en España en el siglo XIX, pasó a tener 5000 parejas en el siglo XX, y fue catalogada como especie en peligro de extinción. Actualmente se ha recuperado algo y a partir del 2011 ha dejado de ostentar este dudoso honor.

Estos «calices» son setenileños como el que más y podemos llamarlos así con todo derecho ya que nacieron aquí y ( como otras especies migratorias como la tórtola, la codorniz, etc. )  vuelven cada año a su pueblo para criar, tienen una fuerte querencia, tal es así que si se perdieran aquí, posiblemente no volverían como especie, ya que los de otros lugares  no abandonarían sus querencias. Es un privilegio tenerlos como vecinos, dan vida a nuestro entorno y causa admiración en quienes nos visitan.

Estos días que he estado fotografiandolos, he visto a muchos turistas señalando con el dedo, o sorprendiéndose cuando al asomarse al Lizón han visto como salían casi de sus pies. Mientras a nosotros  acostumbrados a verlos, igual que al pueblo, no nos llama la atención. Me comentaba un vecino de la Villa que hacia años que no veía calices, cuando los tienen debajo de sus casas (suena hasta raro decirlo así), cierto es que antes anidaban muchos en la Torre y en la Iglesia,  después de la rehabilitación esto se ha reducido drásticamente.

A veces choca esa extraña sensibilidad ecológica que hace parar todas las obras en la Torre del Homenaje por que están anidando los cernícalos, para después de terminar las obras no quedar ni un solo hueco para ellos.

¿Tan dificil era habilitar pequeños huecos en la Torre y la Iglesia? o nuestra conciencia ecológica está a años luz de otras sociedades y proponerlo es poco menos que una locura.

Antiguamente anidaban en muchos huecos de andamios que quedaban en las casas, hoy día quedan poco de estos y casi todos anidan en los tajos del Lizón, ya que allá por los años 60 del siglo pasado, algunos amantes de los animales (entre ellos Cristobal Garcia Ordoñez) colocaron ladrillos, protegiendo las grietas de los tajos para que anidaran palomos y calices. Gracias a esto podemos disfrutar de este pequeño halcón, que junto a vencejos y golondrinas alborotan y dan carácter a las veraniegas tardes de Setenil.

Antes cuando vivíamos más en la calle ¿que niño no ha criado un «calí»de los que caían de los nidos?. Ibamos a la plaza por pitracos para alimentarlos, era uno de nuestros entretenimientos.

Durante varios días he estado admirando sus majestuosos y acrobáticos vuelos intentando captarlos, a veces frustrado por la rapidez con que cambian de dirección cuando ya lo tenía, otras veces viendo el tumulto que se forma cuando los padres los visitan para alimentarlos, las peleas para hacerse ahora con un pequeño ratón, ahora una cigarra o bien un topillo. A veces cuando ya vuelan los alimentan en pleno vuelo, otras veces el que consigue la presa se va volando para comerla tranquilamente.

En fin todo un espectáculo este vecino nuestro que tras una durísima travesía por el desierto y el sahel llega a su pueblo para criar. Después del verano, como tantos emigrantes, toda la familia volverá a abandonarnos para buscarse el pan en otros lares. Miremos por ellos y hagamos su vida un poco menos difícil.

Majestuoso en su vuelo
Majestuoso en su vuelo
Vuelo csi al borde del Lizón
Vuelo casi al borde del Lizón
Acrobacias mientras el padre alimenta a la cria en pleno vuelo
Acrobacias mientras el padre alimenta a la cría en pleno vuelo
Escorzo rn rl aire
Escorzo en el aire
Planeo
Planeo
Picado
Picado
Sostenido
Sostenido
Contrapicado
Contrapicado
Rozando los restos de la antigua muralla arabe
Rozando los restos de la antigua muralla árabe
Equilibrio en el Lizón
Equilibrio en el Lizón
Silueta
Silueta
Larga espera
Larga espera
Hay pollos de diferentes puestas
Hay pollos de diferentes puestas
Cuando se acercan los padres el chillerío es inmenso
Cuando se acercan los padres el chillerío es inmenso
Y la desilución grande cuando le toca a otro pollo
Y la desilusión grande cuando le toca a otro pollo
Las peleas frecuentes
Las peleas frecuentes
Pero sin descanso van por más provisiones
Pero sin descanso van por más provisiones
A veces un cigarrón
A veces un cigarrón
Otras veces una cigarra
Otras veces una cigarra
O el plato fuerte, un ratón
O el plato fuerte, un ratón
La espectación es grande
La espectación es grande
La pelea tambien
La pelea también
Al fin uno lo consigue
Al fin uno lo consigue
y se marcha
y se marcha
A veces comen en el aire
A veces comen en el aire
A veces en una oquedad
A veces en una oquedad
El ajetreo de presas es incesante
El ajetreo de presas es incesante
Despues de comer el reposo
después de comer el reposo
Limpieza
Limpieza
O ejercitar el vuelo
O ejercitar el vuelo
Sobre roca
Sobre roca
O sobre la muralla
O sobre la muralla
Bajo un  ladrillo
Bajo un ladrillo
O sobre una malva
O sobre una malva
El vencejo, compañero de jaleo en las tardes veraniegas de Setenil
El vencejo, compañero de jaleo del «calí»en las tardes veraniegas de Setenil
Casi un emblema de heráldica, debiera estar en nuestro escudo
Casi un emblema de heráldica, debiera estar en nuestro escudo

 

4 comentarios en “Cernicalos en el Lizón

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s